9 Causas del Dolor de Cabeza

Según la causa que origine el dolor de cabeza, éste se puede producir por un mecanismo distinto, aunque la mayoría pueden englobarse en alguno de los siguientes...

1. Músculos: Cuando se contraen en exceso o se inflaman como consecuencia de un traumatismo, ya sea un golpe o una herida, pueden ocasionar dolor de cabeza.

Las alteraciones en la articulación de la mandíbula, como pueden ocurrir en los casos en los que no se cierra la boca correctamente durante el acto de morder, también puede alterar los músculos de la cabeza, provocando cefaleas. Las lesiones de los músculos del cuello, tales como contracturas, o de los propios huesos cervicales pueden determinar la aparición de dolor de cabeza también.


2. Vasos sanguíneos de la cabeza:
 Generalmente provocan dolor de cabeza cuando aumentan su calibre, es decir, cuando sucede una vasodilatación. Los vasos sanguíneos están localizados en un espacio muy preciso, por lo que si aumentan de manera significativa su diámetro éstos pueden comprimirse y provocar la liberación de sustancias químicas que producen dolor. Las alteraciones en los vasos sanguíneos del cuello pueden provocar también cefaleas.

 

Entre las enfermedades más características de este grupo pueden destacar la dilatación de los vasos sanguíneos por falta de oxígeno o la hipertensión arterial, que puede lesionar la pared de las arterias de la cabeza provocando una inflamación.

3. Meninges: Las meninges son una serie de membranas que recubren los órganos que componen el sistema nervioso central. Cuando éstas sufren algún proceso que las irrite, como puede ser en el caso de las infecciones (meningitis), se desencadena una reacción que provoca la aparición del dolor de cabeza.


4. Líquido cefalorraquídeo:
Este líquido de color claro se encuentra recubriendo al encéfalo y a la médula espinal, actuando como un amortiguador que mantiene flotando a estas estructuras y así evitando que estos órganos entren en contacto directo con el hueso y constituyendo otro sistema de protección de estas delicadas estructuras.

Además, posee otro función que es la de equilibrar la presión que debe existir en el interior del cráneo, compensando las variaciones en el volumen que ocupan los vasos sanguíneos.

Si aumenta la presión de este líquido, se producen lo que se denomina hipertensión intracraneal, una situación extremadamente grave que puede llegar a producir el desplazamiento de las estructuras craneales de las zonas de más presión a las de menor presión, y entre los síntomas que presenta se encuentra la cefalea. 

Si disminuye la presión que ejerce este líquido, puede provocar también la aparición de dolor de cabeza.

Aumentos de volumen en el tejido nervioso: El volumen que ocupa el tejido nervioso dentro del cráneo es muy exacto. Cuando se producen enfermedades, como los abscesos en las infecciones del encéfalo (encefalitis) o tumores cerebrales, éstos van a aumentar el volumen de éste tejido, desplazando a otras estructuras y comprimiéndolas contra el hueso del cráneo. Todo esto provoca un aumento de la presión intracraneal, ya comentado en el punto anterior, lo que desencadenará un dolor de cabeza.


5. Abuso de sustancias:
Hay determinadas sustancias, como el alcohol, el tabaco o las drogas que pueden causar síndrome de abstinencia cuando se disminuye su consumo. Entre los síntomas que dicho síndrome presenta se encuentra el dolor de cabeza.


6. Malos hábitos:
Actitudes como pasar muchas horas leyendo, delante del ordenador o de la televisión acaban provocando fatiga en la vista, lo que es una de las causas del dolor de cabeza.


7. Estrés:
El estrés acumulado de todo el día, ya sea por cuestiones laborales o emocionales, y la incapacidad para relajarse pueden acabar desencadenando episodios de cefalea tensional.


8. Otras enfermedades:
Entre las enfermedades más frecuentes que pueden causar dolor de cabeza destacan las infecciones, ya sean localizadas en una zona concreta, como en los casos de los oídos, o generalizadas, siendo la gripe la más común de todas ellas.


9. Algunos alimentos:
el consumo de algunas comidas se ha asociado frecuentemente con la aparición de dolor de cabeza. Entre estos alimentos destacan el vino tinto, el queso amarillo, el chocolate, los frutos secos o la cebolla, por ejemplo. 

comments powered by Disqus