Todo sobre el Dolor de Cabeza

¿Qué es el Dolor de Cabeza?

Con el término dolor de cabeza hacemos referencia a toda sensación dolorosa que se localiza en la cabeza propiamente dicha, excluyendo las estructuras que componen el rostro. Es decir, entre la nuca y el final de la frente.


Se conoce con varios nombres, tales como cefalea o jaqueca; y constituye una de las alteraciones neurológicas más frecuentes. Tanto, que se cree que casi el 90 % de la población mundial ha sufrido de dolor de cabeza alguna vez en su vida. La mayoría de las veces no es más que una molestia sin ningún tipo de importancia, pero en otras ocasiones puede ser el síntoma que ponga sobre la pista de una enfermedad mucho más grave.


La cefalea puede estar provocada por multitud de causas. Los músculos, huesos o vasos sanguíneos, por nombrar algunas, son estructuras que se encuentran en la cabeza y pueden ser origen del dolor si sufren alguna alteración.

Todas, a excepción del cerebro y tejido nervioso, que a pesar de ser los centros donde se procesan las sensaciones, no duelen.

 

¿Cuántos Tipos de Dolor de Cabeza existen?

Según la causa que las origine, las cefaleas pueden dividirse en dos tipos: primarias y secundarias. Las primarias son aquellas que aparecen sin que exista una causa evidente que justifique su presencia; mientras que las secundarias surgen debido a una enfermedad o alteración que previamente ya existía. Las primarias son las más frecuentes, llegando casi a representar el 80 % del total de los casos.

Dentro de las cefaleas primarias, las más importantes son:

1. Cefalea tensional:

cefalea tensionalEs la más frecuente de todas. Suele aparecer al final del día a consecuencia del estrés acumulado durante toda la jornada, de problemas emocionales o de otras causas similares.

Aunque no se conocen con exactitud los procesos físicos que llevan a su aparición, se cree que puede estar relacionada con la tensión de los músculos que se encuentran en la cabeza, así como con un incremento de la sensibilidad del tejido que los recubre.

Su forma de presentarse es bastante característica, comenzando como un dolor en la nuca que se va expandiendo hacia delante de modo que el que lo sufre suele referirse a ella como una banda que le aprieta en la cabeza. No es un dolor demasiado intenso, no incapacita para realizar otras actividades como dormir, pero sí que es continuo y molesto. Puede aparecer en episodios aislados o de manera repetida. No suele estar asociada a otras alteraciones del sistema nervioso, como lagrimeo o alteraciones visuales.

 

 2. Migraña:

migrañaEste tipo de dolor de cabeza se da mayoritariamente en mujeres, comenzando cuando son jóvenes. Son más propensas a padecerlo aquellas personas con antecedentes familiares. Puede durar desde unas pocas horas hasta varios días seguidos.

Al pertenecer al grupo de las primarias, no se conocen con exactitud cuáles son los procesos que la desencadenan, pero se cree que está asociada fuertemente a:

- Factores genéticos que predisponen a padecerla, lo que explicaría que se dé en personas de la misma familia.

- Presencia de una serie de factores que ayudaría a que se desencadenara el proceso, tales como el ayuno, el ejercicio, alteraciones en las hormonas o el consumo de alcohol.

- Alteración en el tono de los vasos sanguíneos, es decir, en lo dilatados o contraídos que se encuentren.

El dolor de cabeza de tipo migrañoso suele afectar a uno de los lados de la cabeza y generalmente el paciente suele referirse a él como una molestia que “late”. Suele presentarse en tres fases:

- Fase prodrómica: En esta fase de “preparación”, la persona afectada suele notar cambios en el estado de ánimo como irritabilidad o nerviosismo; o bien puede notar sensación de hambre o de sed, por ejemplo.

- Fase de aura: Son una serie de síntomas que se dan unos 15 ó 30 minutos antes de que comience el dolor de cabeza y que suelen ser alteraciones nerviosas, generalmente afectando estas a la vista. La persona afectada puede ver destellos o visión borrosa. También puede notar otro tipo de sensaciones sin causa aparente.

- Fase de dolor: Tras el aura aparece el dolor propiamente dicho. Es un dolor muy intenso que afecta solo a una parte de la cabeza, con una sensación de “latido”. Puede haber náuseas y vómitos durante esta fase y la luz, el sonido o el movimiento puede hacer que empeore.

Según esto, se suelen distinguir tres tipos de migraña. El primero de ellos es la migraña clásica, en la que se dan todas las fases. El segundo, la migraña común, que es la más frecuente y en la que el dolor de cabeza aparece de forma repentina, sin aura que avise. Y, por último, está el infarto migrañoso, que es en el que algunos o todos de los síntomas asociados al dolor permanecen cuando éste pasa, lo cual nos puede indicar que ha ocurrido un infarto cerebral.

3. Cefalea en racimos:

cefalea por racimosEste tipo de dolor de cabeza aparece con mayor frecuencia en los hombres jóvenes y suele registrarse sobre todo en los momentos previos a irse a dormir.

Recibe el nombre de “en racimos” debido a que el dolor suele darse en episodios continuos seguidos de una fase sin padecimientos. El dolor afecta en este caso a la región cercana a uno de los ojos, siendo éste muy intenso. Suele durar entre media hora y tres horas. A este tipo de cefalea se le asocian síntomas como el lagrimeo o el enrojecimiento del ojo, afectado e incluso congestión nasal.

Como ya hemos comentado, los dolores de cabeza secundarios suelen estar causados por otras enfermedades o alteraciones, siendo algunas de las más frecuentes las enfermedades infecciosas, como la gripe, sinusitis u otitis. También puede tener su origen en otros males como las lesiones en las cervicales, por ejemplo. El consumo de algunas sustancias puede provocarlos también, como es el caso del alcohol, el tabaco o la marihuana.

 

¿Cómo aliviar el Dolor de Cabeza?

Para aliviar el dolor de cabeza, lo más efectivo suele ser:

1. Reposo: Acostarse en la cama con los ojos cerrados puede ayudar a aliviarlo, sobre todo si conseguimos realizar ejercicios de respiración que nos ayuden a relajarnos y a disminuir el estrés.

2. Reducir la intensidad de la luz: La luz muy intensa puede hacer que aumente el dolor de cabeza, por lo que lo ideal es reducir o eliminar totalmente cualquier luz en la habitación en la que nos encontremos.

3. Evitar ruidos molestos: El silencio puede ser uno de los mejores aliados para aliviar el dolor de cabeza, por lo que hay que intentar acallar cualquier ruido, o al menos los más molestos.

4. Aliviar el estrés: Dado que puede ser uno de los desencadenantes más importantes, si se padecen cefaleas con frecuencia probar con métodos de relajación puede ayudarnos a aliviarlos.

5. Evitar el tabaco y el alcohol: Son dos causas importantes de aparición de dolor de cabeza, por lo que conviene eliminarlos de la dieta.

6. Practicar ejercicio moderado: El ejercicio frecuente y no muy intenso, como puede ser caminar o pasear en bicicleta, puede ayudarnos a prevenir muchas enfermedades, entre ellas algunas desencadenantes de dolor de cabeza. Además puede ayudar a relajarnos, lo que ayudaría a reducir el estrés, otro factor desencadenante de cefaleas.

7. Reducir el consumo de teína y cafeína: Ambas son sustancias estimulantes, que si se toman en exceso pueden contribuir a desencadenar dolores de cabeza por la abstinencia que produce su falta en el cuerpo. Reducir el consumo de té, café o refrescos de cola puede ser un buen método para prevenirlos.

8. Bolsas de hielo: El hielo, por su poder analgésico, pude ayudar a aliviar el dolor de cabeza. Recordemos que no se puede aplicar directamente sobre la piel, sino mediante el uso de compresas o bolsas.

9. Descansar la vista: Pasarnos muchas horas delante del ordenador o del televisor puede desencadenar dolor de cabeza, por lo que descansar periódicamente cambando a otra actividad menos intensa para los ojos puede ayudarnos a prevenir las cefaleas.

10. Acudir al médico: Al ser un problema frecuente, los dolores de cabeza pueden tomarse como algo sin importancia y muchas veces se padecen sin tener en cuenta que nuestro médico puede ayudarnos a librarnos de ellos. Acudir a un profesional adecuado nos permitirá actuar de la mejor manera sobre ellos.

comments powered by Disqus